Todos en algún momento de nuestra vida nos hemos sentido tristes o comúnmente dicho “depre”, pero para hablar de depresión se debe evaluar la intensidad, la gravedad y la duración de algunos síntomas, y se requiere de una evaluación clínica, no solo de un criterio.

Profunda tristeza, pérdida de apetito, pérdida de interés en las actividades que antes  se disfrutaba, sentimiento de culpa, insomnio, cansancio y vacío son algunos síntomas psicológicos y físicos de la depresión, pero ¿Qué es la depresión?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se trata de una enfermedad frecuente en todo el mundo que afecta a más de 300 millones de personas sin importar la edad y condición social, puede convertirse en un problema de salud serio,  especialmente cuando es de larga duración e intensidad moderada a grave. Incluso si no se detecta o se recibe un tratamiento adecuado, puede causar sufrimiento y alterar las actividades laborales, escolares y familiares. En el peor de los casos puede llevar al suicidio; en México se estima que 10 millones de personas padecen depresión.

Depresión1

¿Cuál es su causa?

No existe una causa única, se da por un conjunto de factores genéticos, bioquímicos, y psicológicos. Por lo general, se origina por algún suceso adverso como la muerte o separación de un ser querido, un cambio inesperado o drástico en la vida, pérdida de empleo, enfermedad y maternidad o paternidad, entre otros. Investigaciones indican que las enfermedades depresivas son trastornos del cerebro.

¿Cuáles son los síntomas?

No todas las personas con enfermedades depresivas padecen los mismos síntomas. Dependiendo de la gravedad, frecuencia, y duración se pueden clasificar como leves, moderados o graves, según la persona.

  • Sentimientos de tristeza, ansiedad o vacío persistente
  • Irritabilidad
  • Sentimiento de pesimismo
  • Sentimiento de culpa o impotencia
  • Pérdida de interés en las actividades que antes se disfrutaba
  • Baja autoestima
  • Desconcentración
  • Insomnio o hipersomnia
  • Disminución del deseo sexual
  • Pensamientos suicidas o intentos de suicidio

Aislamiento

Tipos de depresión

Existen diversos tipos de depresión, los más comunes son el trastorno depresivo grave y el trastorno distímico.

El trastorno depresivo grave, también llamado depresión grave, se caracteriza por una combinación de síntomas que interfieren con la habilidad para trabajar, dormir, estudiar, comer, y disfrutar de las actividades que antes resultaban placenteras. La depresión grave incapacita a la persona y le impide desempeñarse con normalidad.

El trastorno distímico, también llamado distimia, se caracteriza por sus síntomas de larga duración (dos años o más), aunque menos graves, pueden no incapacitar a una persona pero sí impedirle desarrollar una vida normal o sentirse bien.

También se puede padecer de depresión menor. Los síntomas de la depresión menor son similares a los de la depresión grave y la distimia, pero son menos graves y/o generalmente duran menos tiempo.

Algunos tipos de trastorno depresivo presentan características levemente diferentes a las descritas anteriormente o pueden desarrollarse bajo circunstancias únicas. Pero, no todos los científicos están de acuerdo en cómo caracterizar y definir estos tipos de depresión. Estos tipos de depresión son los siguientes:

La depresión psicótica ocurre cuando una enfermedad depresiva grave está acompañada de alguna forma de psicosis, tal como, una ruptura con la realidad; ver, escuchar, oler o sentir cosas que otras personas no pueden detectar (alucinaciones); y tener creencias firmes que son falsas, por ejemplo, cuando la persona cree que es el presidente (delirios).

El trastorno afectivo estacional o TAE se caracteriza por la aparición de una enfermedad depresiva durante los meses del invierno, cuando disminuye la luz solar natural. Esta forma de depresión generalmente desaparece durante la primavera y el verano. El TAE puede tratarse eficazmente con terapia de luz, pero aproximadamente la mitad de las personas con TAE no mejoran con la terapia de luz solamente. Los antidepresivos y la psicoterapia también pueden reducir los síntomas del TAE, ya sea solos o en combinación con la terapia de luz.

Depresión posparto, la cual se diagnostica si una mujer que ha dado a luz recientemente sufre un episodio de depresión grave dentro del primer mes después del parto.

 El pasado 10 de octubre, la OMS puso en marcha la campaña con el eslogan “Hablemos de depresión”, con el objetivo de informar al público sobre esta condición, fomentando un diagnóstico oportuno, tratamiento y empatía por parte de la sociedad.

“Falta desarrollar una cultura de prevención de la salud mental en toda la población e impulsar más servicios profesionales, pues en México sólo existen 28 hospitales psiquiátricos públicos” Arenas, Paulina.

Por: Ma. Italia Méndez Monroy

Colaboradora Urbi Psi Orbi

Salud mental

Referencias

Organización Mundial de la Salud, OMS. (2017) Día Mundial de la Salud 2017. Recuperado el 04 de abril de 2017.

Organización Mundial de la Salud, OMS. (2017). Centro de prensa: Depresión. Recuperado el 04 de abril de 2017.

Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz. (2017). Depresión. Recuperado el 05 de abril de 2017, de Depresión Hablemos.

Instituto Nacional de la Salud Mental . (2009). Depresión. Recuperado el 06 de abril de 2017.