El aprendizaje se puede dar sin una planeación, pero como lo mencionamos en la publicación pasada “¿Qué es diseño instruccional?”, es una tarea necesaria en la actividad docente que nos permite crear ambientes que faciliten los procesos de construcción de conocimientos en cualquier contexto y  óptimos a cada proceso formativo.

El proceso de desarrollo de currícula implica una serie de acciones que están sistemáticamente relacionadas y éstos son los cinco pasos básicos que componen la base del proceso de diseño instruccional.

diseño

1. ANÁLISIS

La fase de análisis, constituye la base para las demás fases del diseño instruccional. Durante el análisis, se define el problema y/o el origen de este, y se determinan las posibles soluciones. El producto de esta fase se compone de las metas instruccionales y de una lista de tareas a enseñarse.

2. DISEÑO

En esta fase se utilizan los resultados de la fase de análisis para planificar una estrategia y así producir la instrucción. En esta fase se hace un bosquejo de cómo alcanzar las metas instruccionales.

Algunas de los elementos de esta fase pueden incluir una descripción de la población a impartirse, llevar a cabo un análisis instruccional, redacción de objetivos, redacción de ítems para pruebas, determinar cómo se divulgará la instrucción y el diseño de la secuencia de la instrucción.

3. DESARROLLO

En esta fase se elaboran los planes de la lección y los materiales que se van a utilizar. Se elaborarán las instrucciones, los medios que se utilizarán en la instrucción y cualquier otro material de apoyo.

banner-urbipsi

4. IMPLEMENTACIÓN

El objetivo de esta fase es divulgar eficiente y efectivamente la instrucción, durante la implementación, se propicia la comprensión del material por parte de los alumnos, el dominio de destrezas y objetivos, y la transferencia de conocimiento del ambiente instruccional al ambiente de trabajo. La misma puede ser implantada en diferentes ambientes.

5. EVALUACIÓN

En esta última fase, se evalúa la efectividad y eficiencia de la instrucción. La evaluación es una fase que afecta a todas las etapas y debe de estar presente durante todo el proceso de diseño instruccional, dentro de las fases, entre las fases, y después de la implementación.

Existen dos tipos de evaluación:

Evaluación formativa: Es continua, es decir, se lleva a cabo mientras se están desarrollando las demás fases y su objetivo es mejorar la instrucción antes de que llegue a la etapa final.

Evaluación sumativa: Ocurre cuando se ha implementado la versión final de la instrucción y se verifica la efectividad total de la instrucción y los hallazgos que se utilizan para tomar una decisión final, tal como continuar con un proyecto educativo o comprar materiales instruccionales.

Por: Ma. Italia Méndez Monroy

Colaboradora Urbi Psi Orbi