Como vimos en la publicación anterior Inventario del Desarrollo Battelle, existen diversos instrumentos de evaluación y diagnóstico para conocer el desarrollo de los niños, ya sea por etapas-edad, dominio de habilidades e incluso de forma global.

En esta ocasión hablaremos de Guía Portage (GPEP), la cual ha sido elaborada para evaluar el comportamiento y/o capacidades generales de un niño desde el nacimiento hasta los 6 años, y a planear un programa de estudios (currículum) con objetivos que conduzcan a través de técnicas a la adquisición de destrezas que el niño aún no domina.

Sus autores son Bluma, S., Shearer M., Frohman, A. y Hilliard, J. (1976). Este instrumento de evaluación sirve de guía a maestros, enfermeros, padres de familia y a otras personas para conocer las conductas que el niño ejecuta actualmente, identificar las que está aprendiendo y proporcionar las técnicas sugeridas para enseñar las nuevas destrezas. Además, la GPEP se puede adecuar y utilizar con niños de la misma edad que tienen alguna discapacidad.

La GPEP contiene un manual, el cual explica el funcionamiento de la prueba, un fichero con 578 fichas relativas a cinco áreas del desarrollo, más una sección de cómo estimular al bebé, y una lista de objetivos codificada por colores y dividida en las seis áreas del desarrollo, enumerados en secuencia en cada categoría, desde el nacimiento hasta los seis años de edad.

Elementos de la GPEP

Comprende cinco áreas de desarrollo, estas son:

  1. Socialización – Comportamientos apropiados que se refieren a la vida e interacción con otra gente. Los niños aprenden mediante la imitación, la participación y la comunicación.
  2. Lenguaje – Aprendizaje que progresa de la lengua materna a tener una competencia casi como la del adulto (aprender el lenguaje).
  3. Autoayuda – Conductas que ayudan al niño a hacer por sí mismo las tareas de alimentarse, vestirse, bañarse y usar el baño. El aprendizaje de estas conductas ayuda al niño a convertirse en un miembro feliz e independiente de una familia y comunidad.
  4. Cognición – Evalúa la cognición o el acto de pensar del niño. Se mide en términos de lo que el niño dice o hace.
  5. Desarrollo motriz – Se evalúan los movimientos coordinados de los músculos grandes (motricidad gruesa) y pequeños (motricidad fina) del cuerpo del niño.

Sección sobre:

6. Como estimular al bebé – Proporciona estímulos al bebé, los cuales proporcionan oportunidades para el aprendizaje que sirve de base para un mayor desarrollo del niño.

Es importante destacar que el objetivo principal de la GPEP es planear un programa de intervención que ayude a la adquisición de destrezas acorde a la edad y no señalar el tipo de edad evolutiva.

Habilidad cognitiva

Hay que dejar a un lado el tabú de que todas las pruebas del desarrollo infantil sólo se utilizan por psicólogos, pedagogos o especialistas, son una herramienta que nos ayudan a mejorar la organización del trabajo en el aula, a diagnosticar y prevenir problemas en el desarrollo de las capacidades, habilidades y destrezas de los niños.

Por: Ma. Italia Méndez Monroy

Colaboradora Urbi Psi Orbi

Referencias.

Bluma, S., Shearer M., Frohman, A. y Hilliard, J. (1978) Guía Portage de Educación Preescolar MANUAL. Recuperado el 17 de abril de 2017.