Hace algunas semanas, publicamos acerca del Coeficiente Intelectual o CI, así como de las escalas de Wechsler. Pudimos notar que estas sólo se centran en la idea de que la inteligencia sólo es medible a partir de ciertos ejercicios que exigen áreas de la lógica, de matemáticas y la asimilación del lenguaje.

Se enfatizó en que los resultados obtenidos eran meras calificaciones o datos cuantitativos, cuyas miras son el de cosificar los “desempeños” del sujeto, erróneamente se han aplicado estas escalas con ese fin, sin embargo el profesor de psicología y ciencias de la educación en la Universidad de Hardvard Howard Gardner postuló una de las teorías que han hecho más estruendo a finales del siglo XX respecto al cómo aprende el ser humano y esta es la de las “Inteligencias Múltiples”, considera que:

“La inteligencia es la capacidad de resolver problemas o de crear productos que se valoren en uno o más ambientes culturales” (1983).

“La inteligencia es el potencial biospicológico para procesar la información que pueda activarse en un ambiente cultural para resolver problemas o crear productos que sean de valor en una cultura” (1999).

En esta teoría se formulan 8 tipos de capacidades a desarrollar y éstas son: la inteligencia lingüística (potencial al lenguaje escrito y hablado), lógico-matemática (capacidad para resolver problemas de índole matemático, análisis y potencial a la investigación), musical (capacidad para componer crear y ejecutar la música), corporal-cinestésica (el cuerpo como medio para la resolución de problemas), espacial (manipulación y orientación a grande o pequeña escala), interpersonal (capacidad social para comprender a los demás), intrapersonal (capacidad para comprenderse a sí mismo) y naturalista (capacidad de reconocer, analizar y comprender sucesos medioambientales y sus determinantes).

 

recurso348

 

Esta teoría ha sido de gran ayuda a los docentes que no consideran el aprendizaje sólo por un examen escrito, sino que existen criterios diversos para dar cuenta que un contenido se ha aprehendido, también ha beneficiado a las políticas en materia de derechos humanos al poder diversificar y así incluir a los alumnos con diferentes formas de aprender.

 

15862971_s

 

Sin embargo también puede ser un arma de doble filo porque, aunque da más amplitud hacia la diversificación de los aprendizajes en los alumnos, también puede ser utilizado como un clasificador y alineador de diferentes grupos como ocurrió en un Estado de Australia, donde el mismo Gardner hizo denuncia del proyecto educativo en aquél lugar y quedó suspendido. Y tú ¿Cómo consideras esta teoría?

Por Jorge L. Betanzos Romero.

Colaborador de Urbi Psi Orbi.

Referencias: Stobart, G. (2008). Tiempos de pruebas: Los usos y abusos de la evaluación. Ediciones Morata. España pp. 70-81.