La cotidianidad y el ritmo acelerado que habitualmente vivimos, nos lleva a presentar en algunas ocasiones estrés, depresión, ansiedad o problemas emocionales, lo cual, tiene estrecha relación con la posible presencia de experimentar episodios de “terrores nocturnos”, y aunque son más frecuentes en niños, también es posible que se presenten en adultos.

El sueño se divide en dos tipos: NO REM y REM, denominados así por sus siglas en inglés Rapid Eye Movements (Movimientos Rápidos del Ojo). El sueño NO REM  se divide en 4 fases: la fase 1 y 2 corresponden al sueño ligero, y la 3 y 4 al sueño profundo. Por otro lado, el sueño REM o fase 5 del sueño se caracteriza por ser la fase en la que soñamos, los ojos se mueven más rápidamente y nuestra respiración y presión sanguínea incrementan. 

Los terrores nocturnos, se presentan durante el sueño profundo (NO REM) ocurren despertares que están acompañados de sudor excesivo, respiración alterada, gritos, ansiedad, desesperación, mirada perdida, miedo, manoteos e incluso patadas, pero no se es del todo consciente sobre lo que se está experimentando, puesto que, de cierta manera, no se está del todo despierto y no se está soñando.

Existen diversos  factores que  provocan una hiperactividad en el sistema nervioso central (SNC) durante el sueño que se manifiesta como terror nocturno.

Aunque exista una similitud entre los terrores nocturnos y las pesadillas, son completamente diferentes: Las pesadillas ocurren durante la fase REM, última fase del sueño, es decir, cuando se está apunto de despertar. En esta última fase aparecen ensoñaciones que se relatan en forma de historia, en el caso de las pesadillas de manera desagradable o negativa.

Finalmente, un terror nocturno es difícil de sobrellevar en el instante por la angustia y el miedo que se vive, pero una vez superada la crisis, se puede conciliar el sueño sin problema alguno, puesto que no se recuerda lo sucedido, caso contrario a la pesadilla, en la que es más más fácil recordar  al despertar.

 

Por: Ma. Italia Méndez Monroy

Colaboradora Urbi Psi Orbi

Referencias:

Ramiro C. (2012). El sueño: Ciclos del sueño y Alteraciones del Dormir en el Síndrome de Tourette. Recuperado de: http://www.aragontourette.org/escuela/Sueno%20ciclos%20y%20alteraciones.pdf. Recuperado el: 19/Agosto/2017