Como vimos anteriormente en la publicación ¿Qué es la neuroeducación?, con los grandes avances en las neurociencias, se ha podido estudiar y comprender un poco más la actividad cerebral del ser humano. Se ha demostrado que, a lo largo de nuestra vida, cada movimiento que realizamos desde que nacemos contribuye a la activación de las redes neuronales, las cuales son fundamentales en el desarrollo mental y para el aprendizaje integral, es decir, un aprendizaje conjuntamente en relación cuerpo/mente.

Al igual que nuestro cuerpo, el cerebro es un órgano que necesita ser cuidado y estimulado para prevenir un deterioro cognitivo, cada vez que adquirimos nuevos conocimientos, y con una constante práctica, el cerebro establece nuevas series de conexiones neuronales, llamada plasticidad cerebral, la cual nos permite crear enlaces para el aprendizaje.

Plasticidad neuronal

¿Qué es la gimnasia cerebral?

Según González (2008), la gimnasia cerebral se trata de un sistema de ejercicios mentales y corporales, muy sencillos, cuyo objetivo primordial es mejorar los diferentes procesos del pensamiento, además se basa en el principio que afirma que no hay aprendizaje sin movimiento, ya que todas las emociones, pensamientos y sensaciones, están vinculadas con la mente y el cuerpo.

La gimnasia cerebral fomenta el uso de ambos hemisferios cerebrales y crea las condiciones adecuadas para que el aprendizaje sea de manera integral y significativo; la gimnasia cerebral no hace más inteligente a la persona, pero si potencializa las habilidades básicas del ser humano.

Estimulación de sentidos

Cada ejercicio que propone la gimnasia cerebral puede ser realizado por el ser humano en cualquier etapa, ya sea en los más pequeños con la ayuda de la estimulación temprana, el los jóvenes-adultos para prevenir o retrasar las enfermedades cognitivas degenerativas.

¿Cuáles son sus beneficios?

Son diversos los beneficios que obtenemos al ejercitar nuestra mente, entre ellos están:

  • Incrementar nuestra creatividad
  • Reducir el estrés
  • Potencializar la memoria
  • Optimizar el aprendizaje
  • Prevenir el Alzheimer
  • Aumenta la concentración
  • Ayuda al equilibrio del hemisferio izquierdo y derecho

Por: Ma. Italia Méndez Monroy

Colaboradora Urbi Psi Orbi